26 julio 2016

Saint Exupéry y la conquista de los cielos

Restauran el departamento donde vivió Saint Exupéry, en el sexto piso de la Galería Güemes.



El 7 de julio fue la inauguración y entre los asistentes se encontró el embajador de Francia Jean-Michel Casa y el sobrino nieto del escritor y aviador.


Fueron 15 meses (entre noviembre de 1929 y enero de 1931), los que el autor de "El Principito" se alojó en el departamento 605, un dos ambientes en el 6°  piso de la galería, que daba a una terraza a la que él solía salir a fumar.


 Llegó a la Argentina en 1929 para ocupar el cargo de director de tráfico de la Aeroposta Argentina, empresa dedicada al transporte de correo y de pasajeros, filial de la Compagnie General Aeropostale de Francia.


La muestra cuenta la historia de Aeroposta Argentina y los días porteños del escritor, a partir de los datos recogidos de las investigaciones realizadas, por la historiadora Clara Rivera. Aunque hay apuntes de otros sucesos, se trata de mostrar su tarea en la patagonia.  


La tarea no fue fácil - aviones frágiles, tecnología incipiente – la misión de inaugurar y prolongar las rutas aéreas constituyó  lo que se podría denominar como una épica.
Rivera comentó que muchos pilotos murieron en esa valiosa y difícil conquista, por ello es justo recordar el magnífico rol que cumplieron los pilotos argentinos, valorados y recordados por Saint Exupéry, aún mucho tiempo después de abandonar nuestro país.


Los muebles originales ya no están, pero sí las instalaciones del baño. Incluyendo la bañera, donde vivía la foca. Aquella, con la que regresó de uno sus viajes y que instaló en la bañera acondicionada con barras de hielo. Solía alimentarla con pescado y los vecinos se quejaban por el mal olor.


Si bien su estadía en nuestro país no fue muy larga, Saint Exupéry satisfizo varios aspectos de su vida: como piloto consiguió una posición muy importante, como escritor escribió "Vuelo Nocturno" y ganó su primer premio. Aquí, también, conoce a quien sería su esposa, la salvadoreña Consuelo Suncín.


El 31 de julio de 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, despegó para realizar un vuelo de reconocimiento sobre Francia, ocupada por los nazis y desapareció con su avión.
Recién en 2004, se encontraron los restos de la nave, frente a la isla de Riou, al sur de Marsella.



07 julio 2016

JORGE LUIS BORGES - Trigésimo aniversario de su fallecimiento

"A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires: La juzgo tan eterna como el agua y el aire" 

Jorge Luis Borges.


A treinta años de su partida, ocurrida el 14 de junio de 1986, se realizó un homenaje en la Fundación Internacional Jorge Luis Borges.

Su legado ha influido en escritores de todas las latitudes. La perfección de su lenguaje, la originalidad de sus ficciones y su mirada sobre el mundo, lo convierten en una de las figuras más destacadas de la literatura universal.




Placa de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires
 
ingresando a la Fundación


La diputada Cecilia de la Torre entrega a la Sra. Kodama una bandeja alusiva 
Rosendo Fraga hizo alusión al Bicentenario de la mano de los poemas de Borges.
Cecilia, Rosendo y María



Sara y su hospitalidad hicieron que la organización del evento sea un placer.


Alejandra nos regalo su música
 

 
Jorge Luis Borges nació en Buenos Aires, el 24 de agosto de 1899. Su amor por las letras comenzó desde muy pequeño. Por influencia de su abuela inglesa, fue alfabetizado en inglés y en español. A los siete años escribió, en inglés, un resumen de la mitología griega, y al poco tiempo tradujo “El Príncipe Feliz”, de Oscar Wilde.
En 1923 publicó su primer libro, “Fervor de Buenos Aires”, y a nadie escapa su prolífica obra: Ficciones, El Aleph, El informe de Brodie, El libro de arena,. Cuaderno San Martín, Historia de la noche, El hacedor… por nombrar solo alguno de los cuentos y poesías que ha escrito, además de ensayos, prólogos, antologías y traducciones dan cuenta de su infatigable labor.
Junto a su amigo Adolfo Bioy Casares, inmortalizaron a Isidro Parodi, personaje de ficción escrito por un autor de ficción: el genial Bustos Domecq, seudónimo que utilizaban los amigos para firmar sus obras en conjunto.
Fue Miembro de la Academia Argentina de Letras, Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores y Director de la Biblioteca Nacional, puesto que ejerció por dieciocho años.
Entre los innumerables premios y distinciones que recibió, podemos mencionar: el Gran Premio del Fondo Nacional de las Artes (1963), El Premio Alfonso Reyes (México, 1973), Premio Cervantes (1980), Legión de Honor (Francia, 1983), Doctor Honoris Causa de las Universidades de Oxford (1969), de Yale (1972), de la Sorbonne - París (1978), de Harvard (1981), de Roma (1984), de Tokio (1984) de Creta (1984) y de Sicilia (1984), Premio Konex de Brillante (1984, Letras).
En 1973, la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires lo declaró Ciudadano Ilustre.