27 abril 2015

LOS TRAJES DEL EMPERADOR

Cuento de hadas danés, escrito por H. C. Andersen en 1837


Los trajes del emperador es uno de mis cuentos preferidos de Andersen.                                        
Hay muchas versiones, la primera que yo leí fue la de editorial Sigmar, con adaptación de Julia Daroqui e ilustraciones de Santos Martínez Koch, una edición de 1980. Es decir, que tendría 6 o 7 añitos cuando lo leí por primera vez. La última fue hace 5 minutos. 

Andersen se basó en una historia española recopilada por el infante Don Juan Manuel en El conde Lucanor, historia XXXII. 

Es interesante observar, que en el cuento original el engañado no es un emperador sino un rey, al que le dicen que "la tela es invisible para cualquier hombre que no sea hijo de su presunto padre", a diferencia de la versión de Andersen, en que el traje es invisible "para todo aquel que no sea inteligente o no esté capacitado para desempeñarse en el puesto que ocupa."

De esta manera, Andersen evita el tema de la paternidad adulterada y los consecuentes problemas de herencia monetaria y de poder, quitando del medio el tema de la identidad, y dirigiéndolo hacia el orgullo, la autoestima y la vanidad intelectual. 

La frase "El emperador está desnudo", es utilizada a menudo, cuando se descubre una mentira, o se muestra una verdad evidente, sobre todo en políticos y poderosos.
En mi libro, un tanto mas recatado, el emperador no iba desnudo, sino en calzoncillos...
"...el inocente chiquillo que no temía pasar por tonto ni ser incapaz de desempeñar ningún cargo, lanzó un grito: ¡El emperador va en calzoncillos! y eso fue suficiente para que el pueblo entero repitiera la frase: ¡El emperador va en calzoncillos!..." 

... y a mi me causaba una gracias tremenda...

No hay comentarios: