Ir al contenido principal

PORQUE SOY PSICÓLOGA

De Mariano Moro

Nominada al premio Estrella de Mar 2009 como mejor Unipersonal Humorístico. 


Una escenografía justa que nos ubica de lleno en la intimidad de una terapia. El típico sillón freudiano escoltado por los padres del psicoanálisis en sendos cuadros, y otro sillón, ocupado por un psicólogo sumido en el más absoluto de los silencios, es el terreno perfecto para que Margarita Gallenblasse, psicóloga de profesión, de rienda suelta a sus asociaciones libres y sus neurosis.

 

El texto de Mariano Moro es muy sólido y Merceditas Elordi encara a esta psicóloga desbordada por todo y por todos, con fantástico histrionismo. Su manejo del cuerpo, el tiempo y el espacio, sumado a los cambios de ropa y tonos de voz, nos presenta un unipersonal con muchos personajes en escena, donde el monólogo se convierte en diálogo, porque los otros personajes están allí. Se sienten...


Con un juego de luces interesante, la terapia personal se convierte en terapia de grupo. El público pasa de espectador a protagonista, sorprendidos y diagnosticados, pero también aconsejados, porque ante todo:
 la Licenciada Margarita Gallenblasse tiene soluciones para todos, porque la gente está mal y ella los ayuda.

Esta obra se declara un homenaje por parte del autor a sus otrora compañeras y profesoras de la Facultad de Psicología.
Sábados 20:30 hs. Teatro Belisario Club de Cultura, Av. Corrientes 1624. CABA. Reservas al 4373-3465 y por Alternativa Teatral.




Comentarios

Fabio ha dicho que…
Una excelente obra, muy dinámica, un tanto participativa desde una forma muy cuidada, permite sumergirnos en el mundo de Margarita, de su hermana y de otro personaje interesante, una actuación excelente demuestra como se sostiene un unipersonal.
Fabio ha dicho que…
Una excelente obra, muy dinámica, un tanto participativa desde una forma muy cuidada, permite sumergirnos en el mundo de Margarita, de su hermana y de otro personaje interesante, una actuación excelente demuestra como se sostiene un unipersonal.

Entradas populares de este blog

EL VIEJO TOMÁS PAREDES...

MARÍA ELENA WALSH Versos tradicionales para cebollitas Para alegrar la reunión con el permiso de ustedes, les voy a contar el cuento del viejo Tomás Paredes.  Hombre rico por demás y de fortuna cerrada: mucho campo, muchas vacas y mucha plata enterrada.  Cuando quería comer sus vacas no estaban buenas. Para comer carne gorda volteaba vacas ajenas.  Dormía de un solo ojo para soñar más barato y no salía a pasear por no gastar los zapatos.  Para lavarse la cara esperaba que lloviera y escribía sus apuntes en unas hojas de higuera.  Fumaba piola picada y hacía vino de tomate y en unos botines viejos este hombre tomaba mate.  Montaba desde una silla por conservar los estribos y una vez perdió un dinero por no entregar el recibo.  Al final en un arroyo, pues no quería dar nada por no dar un grito fuerte lo llevó la correntada.

CAPERUCITA ROJA (Tal como se la contaron a Jorge)

Luis Maria Pescetti Se trata de un libro albúm con una versión, muy original, del famoso cuento. Encontramos al padre sentado frente a Jorge contándole la historia de Caperucita, la que sabemos todos. La novedad es que el niño de esta historia la sitúa dentro de su mundo conocido. Allí la niña no visita a su abuelita con una canasta llena de comida, sino que le envía un delivery de pizza, el salvador no es un robusto leñador, sino un superhéroe con la cara del papá. El texto es muy sencillo y la originalidad del libro está dada por las imágenes, que nos brindan dos miradas distintas: la versión de quien cuenta, con representaciones en tono color sepia, y la versión de quien escucha, con representaciones en colores vivos. Ninguno de los dos personajes advierte esta diferencia y probablemente cuando Jorge crezca y le cuente a su hijo “ el cuento de caperucita roja ” , seguramente obtendremos una nueva versión de la historia.

Virginia LOBO

Kyo Maclear - Isabelle Arsenault La Bestia Equilatera Inspirado libremente en la relación entre Virginia Woolf y su hermana, la pintora Vanessa Bell. Un relato sencillo y poético que nos remite a Caperucita, con la salvedad de que, en este caso, la niña no le teme a la loba, sino que la acompaña hasta encontrar el camino que le devuelve  la alegría perdida. El texto de Kyo Maclear, fue escrito a mano por Fernando Calvi, a partir del original de Isabelle Arsenault, y traducido por Laura Wittner. Las ilustraciones son bellísimas, y la utilización de las sombras y colores, como metáfora de los humores, un acierto. Una edición cuidada hasta el detalle, donde la calidad de libro como objeto, está a la altura de la historia y las ilustraciones. El título original del libro es Virginia Wolf, con un claro juego de palabras con el nombre de la escritora Virginia Woolf. En la traducción, este juego se ha perdido, pero como Argentina, no puedo dejar de pensar en nues